Quien canta sus penas en-canta.

Dedicada a Esperanza Abad

 

 

Pobrecitas las penas, siempre con tan mal color.

 

¿Sería posible que alguien, con dotes para la alquimia, las fundiera en el crisol de su voz y las convirtiera en bailarinas en-cantadas?