Las pasiones del alma.

Dedicada a Sonia Carillo y Mesruh Savaş

 

Esta obra es un ritual de aprendizaje y experimentación acerca de las emociones y su traducción en música. Ello se hace desde tres situaciones consecutivas diferentes, a su vez marcadas por diferentes dinámicas de interactuación entre los dos intérpretes. En primer lugar uno de ellos (el ser humano A) impone su autoridad sin empatizar ni implicarse en aprender mientras que el otro (el ser humano B) trata de aprender desde la obediencia; ante la pobreza de propuestas y la falta de criterio del individuo autoritario el empático colapsa y se rebela. Ello da paso a la segunda situación, en la que toma las riendas el individuo empático, tratando de enseñar al otro a sentir mediante su propio ejemplo; ante la experimentación de emociones muy intensas el otro colapsa y gracias a ello toma conciencia de sus capacidades para sentir. A partir de ahí, ambos seres pueden sumergirse en la tercera situación: la creación de música conjunta cargada de emociones.