Espejos de junco.

 

 

Desde el interior de un junco todo parece asimétrico, distinto, como las imágenes que escupe un espejo de feria.

Gritamos, y sus paredes, circulares y llenas de estrías, nos devuelven...¿nuestra voz?...multiplicada, teñida de nuevos colores y empapada de savia fresca.