Jaqueca.

 

 

Una pesadilla. Los bienintencionados músicos comienzan a tocar una linda danza del Renacimiento. Pero una voz en off, entre publicitaria y aberrante, comienza a incordiarles hasta el paroxismo. Una auténtica batalla en la que el ridículo se torna a menudo en protagonista.