Hebras del aire.

 

 

Estoy sentada en el tiovivo quieto de nubes.

(Grises, en cascada)

 

A lo lejos, las plataformas minerales escupen buches de polvo amarillo.

 

Mientras yo amaso las hebras del aire con mis pies,

mi corazón se eleva y se vuelve del mismo color que dios.