Gana el pulso. Ritual escénico y sonoro para 20 intérpretes o más.

 

Esta obra fue especialmente compuesta para el grupo ACIM del Conservatorio Superior de Música de Málaga. Dicho grupo está integrado enteramente por alumnos del centro, y su objetivo consiste en explorar los distintos caminos que la música contemporánea propone al intérprete. Concretamente Gana el pulso, mediante una sencilla acción escénico-musical colectiva, pretende enfrentar la sofisticación poética y ética de ciertos fragmentos de las Coplas por la muerte de su padre de Jorge Manrique, tratados de forma heterofónica, con la rotundidad algo violenta y cotidiana de un pulso de percusión.