El desatascador de sonidos.

 

 

Nacida con la intención de ser bailada en un concierto-espectáculo para niños. Esta obra es una propuesta abierta que puede ser interpretada de muchas formas; sobre una base pregrabada invita a la improvisación musical y a la danza. Hay una historia de partida: un niño abre y cierra el estuche de su violín, que ejerce de puerta mágica entre diferentes mundos.