Cansada de tantos silencios.

 

 

 

Del salón en el ángulo oscuro,

de su dueña tal vez olvidada,

silenciosa y cubierta de polvo,

veíase el arpa...

 

(De la Rima VII de Gustavo Adolfo Bécquer)