No todo el mundo puede ser adorable.

 

 

Desde niños nos enseñan que la vida siempre nos sonreirá si somos adorables. Vamos viviendo y experimentando la poca base científica de esa afirmación. No obstante, en algún lugar más o menos escondido de nosotros mismos lo seguimos intentando. Por algo será.