4 ostinati amorosi.

 

 

Esta pieza trata sobre el amor y sobre las diferentes formas de experimentarlo que conoce el ser humano.

 

Con el apoyo de ciertos fragmentos del Cántico espiritual de San Juan de la Cruz, un bailarín y un intérprete electrónico tejen cuatro fases de movimiento y sonido. Así, sobre una base pregrabada que sirve de estructura profunda a la pieza se superponen otras capas expresivas que requieren de una dosis importante de improvisación por parte de ambos intérpretes. El bailarín viste en ocasiones una prenda interactiva con sensores diseñada especialmente para manipular elementos del conjunto sonoro. Todos los sonidos sin excepción están construidos a partir de la voz humana manipulada.

 

La idea de ostinato en un sentido amplio del término nos conecta con algunos aspectos de la música antigua, incluso ancestral, que, unidos al trabajo a partir de gestos de baile muy definidos, acercan la obra a la idea de rito in musica.